El juguete más sencillo del mundo.

Pensado para los peques a partir de un año aproximadamente. El juego no necesita de mucha explicación. Sacar un pañuelo o un montón de cintas que salen casi mágicamente de un bote con un agujero pequeño, cuanto más largo el pañuelo mejor. Los más mayores tendrán curiosidad por saber cuando se terminan las cintas.

Me gusta
Me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *