Garaje de cartón casero

Este es un proyecto que tenía en mente desde hace tiempo y escribo esta entrada para enseñaros como ha quedado. Ya había observado que al señor J le gustaba el tema garajes y coches. Y tiene ingentes cantidades de coches apilados bajo el hueco de un silla galán de noche (de esas que se usan para colocar la ropa que te vas a poner al día siguiente), asi que ahí era el sitio elegido para su garaje, que además está al lado de una alfombra con dibujo de carreteras . Hay muchos garajes de juguetes, el problema como siempre en nuestro caso, es el espacio. La mayoría de esos juguetes son gigantes.

Asi que, tras una exhaustiva búsqueda en San Google y Pinterest (cuna del mal para las que nos gustan las manualidades, jeje), este es el resultado:

Tiene muchos detalles como veréis: Rampa, barra de acceso, gasolinera, túnel de lavado, un pequeño montacargas, una puerta de salida atrás…

Os voy a decir los materiales por si a alguien le sirve: Lo hecho con una caja de cartón muy grande (la caja era negra, asi que era ideal) y otra de tamaño caja de zapatos para la zona de salida del garaje, rollo de papel higiénico para la columna, rotulador negro permanente para pintar algunas partes, cinta aislante negra para los bordes y blanca para los dibujos de las líneas, pistola de silicona para pegar las partes, caja transparente para el túnel de lavado, pajita y trozos de esponja; carrete de hilo, funda de bolígrafo, lana y cajita pequeña para el montacargas; el surtidor de gasolina es un dibujo de internet plastificado y la manguera es lana negra y un trozo de pajita que se engancha a un trozo de palillo. He usados pegatinas que tenía por casa (incluyendo como no, la patrulla canina XD) e imprimibles que he buscado en internet y no os puedo poner porque no sé si se estos se pueden compartir (algunos son de Freepik). Y nada más creo, cualquier cosa preguntáis.

 

Y bueno, la verdad que el enano está encantado. De momento lo que más le ha gustado es el túnel de lavado (“Mamá, este coche esta suso” me dice todo el rato, “¡a lavar!”. ¡Y cabe debajo de la silla! ¡todos los objetivos cumplidos!

Os dejo el video (de calidad pésima, prometo mejorar este asunto en no mucho tiempo), para que veáis mejor los detalles, que en las fotos no se aprecia bien.

Espero que os dé ideas.

Me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *