Baby blues

Baby, baby blues, sin control sin dirección. La luz se fue ¿a dónde voy?

Bien, ahora que he mancillado esta canción sin miramientos (perdóname Búnbury), y la he transformado en cita un pelín traida por los pelos, empiezo.

De esto, que ahora me parece tan lejano, era de las primeras cosas de las que quería hablar.

Del Baby Blues, de como lo sufrí, de como no me lo esperaba a pesar de lo esperable.

Antes de estar, incluso durante el embarazo, no había escuchado nunca este término. Fue gracias al programa Bebé a bordo (temporada 2, no os puedo decir capítulo porque no lo recuerdo, pero si estáis embarazadas, fue de los programas que más útiles me resultaron), por el que me familiaricé mínimamente con el concepto.

¿Y qué es esto del Baby blues o melancolía posparto? Si buscas en San Google, te será fácil encontrar una definición. Aunque quizás te estés imaginando una triste canción.

Básicamente se trata de una sensación de tristeza, irritabilidad, llanto y mayor susceptibilidad que suele darse unos 2 o 3 días más tarde de dar a luz. Es diferente a la depresión posparto en la intensidad y duración de los síntomas. Y estas definiciones escuetas, luego vas y las vives en primera persona, y de escuetas tienen poco.

Y como bien dicen todas las definiciones, sí, influyen el cansancio, las expectativas, las hormonas… pero al menos en mi caso, saber que lo causaba no me hacía sentir mejor precisamente. En estas cuestiones emocionales, me hace gracia como parece que por ponerles  una etiqueta se quitan mágicamente. A tí te duele la cabeza, te quedas más tranquilas si sabes el porqué, pero no se te quita el dolor de cabeza.

Yo salí de mi parto empoderada y feliz, podía con todo, quizás haga entrada de ello, pero fue mayormente muy positivo. Pero, ¡madre mía!, la leche emocional que me iba a llevar con la vuelta a casa…. no me lo esperaba. Me habia preparado muy bien, o eso creía, informado, leído y visto todo lo que pude sobre esas primeras semanas. Recuerdo que en las clases de preparación al parto decían que era normal estar un poco triste en el puerperio. ¿Un poco triste?, parecía un mar de lágrimas descontroladas cada tarde. A pesar de la ayuda y la compañía que afortunadamente pude tener. En eso estaba sola, muy sola, agotada, desbordada, dando mucho más de lo que nunca jamás pensé que sería capaz (y recibiendo mucho también , ojo).

Son las hormonas, te durará unas 2-3 semanas, me dijo una comadrona que vino a visitarnos a casa al peque y a mi (un servicio que tenía mi seguro de salud, de las mejores cosas que me vinieron los primeros dias). Y no recuerdo si fue un poco más o un poco menos lo que me duró. Pero recuerdo esa nebulosa como algo oscuro, algo profundo, y que al terminar salí redimida. Pero, tienes que permitirte perdonarte, y quitarte toda la culpa de no poder ser la súpermadre que socialmente te impusiste ser, ya que tu imperfección es necesaria. Una grieta enorme vas a sufrir respecto a tu vida anterior, sí o sí, eso no significa que sea malo. Pero sí será muy diferente.

Sé que no todas pasan por esa etapa (he visto páginas que dicen que lo sufren un 60% de las mamás, otras incluso un 80%), en mi caso, un problema tiroideo probablemente incrementó los síntomas. Pero la conclusión que saco de todo esto, y la aportación que quiero dar, es que si no puedes con ello, no es algo que tengas que comerte tú sola con patatas. No entiendo, perdonadme profesionales sanitarios, que sé que atendéis lo mejor que podéis y enseñan. Que se dé tanta importancia a lo físico, y se pase de puntillas sobre estos temas en la preparación al parto por ejemplo. Que si alguna madre se atreve a decir algo en el ginecólogo, le despachen habitualmente con un es normal, ya se te irá pasando. Derivad a otros profesionales maravillosos como los psicólogos. Tampoco estoy hablando de extremos con una depresión postparto, o situaciones peores. Pero si hay malestar, duelo, llanto, un ajuste a una situación nueva o muy estresante, desbordamiento, igual mejor buscar ayuda o al menos compartir lo que sientes.

Y aquí mis consejos que no son lentejas (si quieres las comes y si no…):

  • Primero está lo más sencillo, si está dentro de tus posibilidades delega y déjate querer y  mimar por familia y amigos, y no me refiero a  que le den un paseíto al peque sólamente (que a veces está bien para un ratín de soledad y para pegarte un duchazo). Digo que también necesitas ayuda para la casa y según como te encuentres físicamente también ayuda para tí. Si tu entorno es un poco “raspa” pídelo sin tapujos, al menos un buen abrazo reconfortante te vendrá fenomenal.
  • Como dirían en Frozen (Estoy que lo tiro con mis citas hoy) “Suéltalo, suéltalo”, si tienes madre, hermanas, amigas de confianza que sean mamás preferiblemente (porque te entenderán mejor, no es por hacer sectarismo), dales la chapa. Diles que te encuentras como una piltrafa, que no entiendes porque llora tanto, que tú no puedes más, que tus pechos duelen y parecen regaderas de leche cuando te inclinas hacia delante (me pasó y es brutal), que sabes que pasará, pero que ni te aguantas a ti misma con tanto vaivén emocional y que a pesar de todo le adoras.
  • Si prefieres un grupo o red de apoyo, para eso están los grupos de lactancia (para temas de lactancia pero en los que al final se hablan de muchas cosas), y los grupos de crianza, cada vez más numerosos afortunadamente. Si tienes la posibilidad de acudir a alguno no lo dudes, te darán una gran sensación de soporte y confort. Grupos de lactancia, se organizan gratuitamente en muchos centros de salud, y aquí tienes un listado muy completo por provincias:
    https://www.ihan.es/grupos-apoyo .

Algunos grupos de crianza con muy buena pinta en Madrid (no he acudido a ellos, sólo los he encontrado en una búsqueda rápida):

http://www.entremamas.org/#!actividades-para-mamas/c23rs

http://www.lacocinita.es/cursos-fijo/grupo-de-crianza

  • Si no puedes salir de tu casa y no hay nadie en tu entorno a quien acudir también están las redes. Hay una iniciativa muy interesante, organizada por alumnas de la formación en Salud Mental Perinatal Terra Mater, el foro MAMÁ IMPORTA, un foro de ayuda e información para problemas perinatales de tipo psicólogico o trastorno mental, en esta página está muy bien explicado qué es y como acceder:

http://saludmentalperinatal.es/mama-importa/

  • Si ves que se te va de las manos, acude a profesionales como los psicólogos perinatales, no tengas miedo.
  • Lo más difícil, reconoce que llorar está bien. Probablemente te encuentres mejor tras hacerlo. Reconoce que esto de ser mamá te hace muy feliz pero no te sientes muy feliz precisamente (al menos no todo el tiempo).
https://media.giphy.com/media/10tIjpzIu8fe0/giphy.gif
vía giphy

 

 

Me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *