Verano

Soñábamos cada año
con el mar tras el asfalto,
con la brisa acariciando
tu piel desnuda bronceada
tras mover las cortinas
color mediodía estío.

Soñábamos cada curso,
con las ventanas mirada azul,
con quedarnos para siempre
como dioses de salitre.
Soñábamos con los ojos
entreabiertos por la luz,
y de tanto soñar la marea te llevó.

Y los sueños son recuerdos,

efímeras pompas,

crisálidas del aire,

que del mar que miro surgieron,

que al mar que miro se irán.

DSC_0112

Me gusta
Me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *