Primavera

Y con el manto verde sales corriendo,

todo es luz, es vida,

palomitas rojas, moradas, blancas,

amarillas…

sonidos de pájaros,

¿Aún recuerdas pararte a escucharlos?

¿Se puede soplar a esa nube?

¿Se puede hacer un hombre en barro?

Yo te sigo hijo mío,

dan ganas de ir descalzo, ¿verdad?

Pero hay ortigas cariño,

y sobre todo cristales (¡qué pena!)

Y cientos y cientos de hormigas

que tanto te gusta mirar.

Entono el no corras tanto

aunque no quiera,

me cuesta seguirte.

Y respiro, respiro vida,

la tuya que explota,

la del campo que explota,

y recuerdo la que hubiera llegado

en primavera,

y no llegará.

La abrazo un momento,

la reivindico por injusto,

la recuerdo siempre, cada día,

y te abrazo y seguimos corriendo,

a por más vida.

Me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *