portada actividades bebé

Actividades para acompañar a tu bebé en su primer año de vida

Bueno, empiezo diciendo que el título tiene un poco de trampa. Cada vez creo menos en hacer actividades, refiriéndome a algo muy cerrado o dirigido. Pero hay veces que cuesta (cada vez más) enganchar a la gente a leer, y sé que hay muchas mamis (y papis) que demandan este tipo de ideas, así que vamos a por ellas, con mi manera particular de ver estas cosas.

En primer lugar, intento (en la medida de mis posibilidades de tiempo y conocimientos) seguir los intereses que voy observando en R. No porque alguien me diga que le toca apilar tres cubos al año y medio, necesariamente tiene que ser su momento para ello. Así que, os animo a observar mucho a vuestros peques para intentar presentar la propuesta en el mejor momento. Tampoco pasa nada por probar, si no le hacen ni caso, ya sabéis que no era lo que querían en ese momento.

En segundo lugar, cuando me obceco mucho en que funcione con ellos una idea concreta, peor suele ir, jeje. Dejad fluir el momento, sobre todo cuando son tan pequeñines.

Y en tercer lugar, aunque no lo diga, no hay mejor actividad que abrazarles, cantarles y pasear junto a ellos (si es en la naturaleza, aún mejor).

Pero quiero veáis este post simplemente como una inspiración, para esos momentos en los que os apetece compartir algo un pelín (no mucho) más elaborado con vuestros peques.

¡Comenzamos!

Libros con contrastes visuales (a partir del mes y medio o dos meses)

Este tipo de imágenes les ayudan a ir fijando la atención a nivel visual, no esperéis milagros del tipo estar media hora mirando el libro (aunque hay gente en Amazon que así lo asegura). Pero son una primera opción interesante. Podemos aprovechar si les ponéis boca abajo para colocarle el libro delante. Si practicáis el movimiento libre podéis colgar el libro (hay algunos de tamaño pequeño que os lo dejo como enlace afiliado) en algún lugar que puedan alcanzar, también podéis dejarlo en un lateral cuando comienzan a voltear o aprovechar los ratitos que tengáis a vuestro peque en el regazo. Yo de momento, no me mojo en el tema «movimiento libre» porque considero que no sé lo suficiente, y mi experiencia con mis dos hijos es que tenían tendencia a girar el cuello siempre hacia el mismo lado, y en cuanto comenzaron a tener un poco de tono en la musculatura posterior (a partir del mes aproximadamente) tiempos breves boca abajo estimulaban la simetría de la musculatura del cuello y mejoraban la posición, pero os recomiendo que preguntéis a profesionales si no lo tenéis claro. Por lo demás, sí sigo el movimiento libre dejándoles en suelo con espacio el mayor tiempo posible, y evitando, por ejemplo, las ayudas a la marcha (incluídas mis manos) o los saltadores.

Masajes y caricias

Solo necesitáis vuestras manos y un pelín de aceite si queréis. Nosotros hemos usado un aceite orgánico que huele maravillosamente bien, si a alguien le interesa que me lo diga en comentarios y lo pongo. ¿Queréis algo un poco más original? Podéis usar plumas o estos exoesqueletos de hojas. Siempre muy despacio y suave ( a no ser que busquéis un ataque de cosquillas jeje, pero será vuestro peque el que os muestre si le gusta). Podéis también dejarlos caer encima de él, como caen lentamente, la sensación es agradable. Eso sí, si ya tiene buen agarre, son delicadas, se rompen fácilmente.

Agua

¿Hay algo más divertido que un bañito? Pero también podéis poner un barreño o bandeja grande con un poquito de agua con o sin objetos. Podrán interactuar con el agua tumbados boca sobre algún cojín (para elevar un poco su posición) o si se ponen sentados, sentados.

Es muy simple y muy divertido.

«Provocación circular»

Por llamarlo de una manera más artística, cuando comienzan a voltear solos y quedarse boca abajo, todavía no son capaces de reptar o gatear pero comienzan a realizar pequeños desplazamientos en círculo, pivotando sobre su ombligo. Las flaneras y cucharas fueron de los primeros objetos favoritos de R. Solamente los dispuse en círculo y le gustó ir encontrando objetos en su campo visual para intentar agarrarlos, lanzarlos, chuparlos o golpearlos con la cuchara, con un sonido metálico que le encantaba. Es posible que hayáis vistos «aros sensoriales» para esta etapa, esta es una versión mucho más simple y polivalente.

Reflejos

A los peques les suele gustar ver el reflejo de los espejos, al principio no se reconocen, pero poco a poco irán descubriéndose. Podéis jugar con cualquier espejo seguro, o como en este caso, con una tira de bolas de Navidad plateadas XD.

Texturas naturales

Soy una firme defensora del contacto con la naturaleza. Es de lo más necesario tanto para ellos, pero también para nosotros. Tocar la arena, el agua o la hierba, son descubrimientos que no necesitan nada que añadir.

Hay veces que no nos quedan más remedio que quedarnos en casa, pero con supervisión podemos ofrecerles texturas naturales en diferentes formatos para explorar: Piñas cerradas, piedras grandes y pulidas, palos sin astillas… Podéis ponerlos dentro de cestas de tesoros o simplemente en el suelo de su zona de juego.

En esta Tinker Tray de su hermano mayor, hay distintas texturas naturales que le dejaba manipular bajo mi supervisión.

Si queréis más ideas de actividades sensoriales para niños pequeños podéis clickear en el siguiente enlace.

Cesta de los tesoros

Este tipo de propuesta fue ideado por la maestra Elinor Goldschmied (no porMontessori como se ve en muchos sitios), lo habitual es presentársela cuando son capaces de sentarse solos. Os recomiendo que sea una cesta o caja bajita, pero no os agobieis demasiado y adaptar la propuesta a lo que tengáis en casa. Los elementos naturales y objetos reales es lo que más suele gustarles. Tened en cuenta que, muy probablemente, chuparán los objetos. En las fotos veis algunas ideas: Esponja de lufa, peine con espejo, sonajeros, cuchara, colador, concha… podéis hacerlo por temática (por ejemplo, por materiales).

Cestas de metal, plástico, tela y madera

Es interesante, cuando comienzan a tener la etapa de meter y sacar cosas, que incluyáis cestas y bolsas vacías en su zona de juego.

Juego heurístico

Cuando comienzan a caminar, las propuestas se transforman en juego heurístico: Podéis saber más aquí en este artículo del blog de hoptoys.

Botellas y bolsas sensoriales

Otro clásico de Internet, la realidad es que cuanto menos me complico, mejor me funcionan. Agua con colorantes de colores o una botella rellena de arroz (o cristalitos como en la foto para agitar) y un tapón bien fijado con silicona han sido de sus favoritos.

Podéis ver nuestra versión caja aquí:

Encajar e insertar

Podéis usar cajas con agujero grande, como una especie de caja de permanencia alrededor de 9 meses.

Os dejo esta idea para peques cerca del año para insertar o encajar.

Túneles

En la etapa de gateo les encanta meterse en lugares estrechos, no hace falta grandes cosas. Un tunel hecho con una caja de cartón (o varias), dará para un buen rato de diversión.

¿Os ha gustado? Si es así, os agradezco que compartáis y comentéis para llegar a más gente ¡Toda interacción es oro para el blog!

¿Quieres aprender los principios del enfoque Reggio Emilia a un precio increíble?
Curso online internacional, a tu ritmo, con teoría, vídeos y grupo de apoyo en Facebook. Comienza cuando tú quieras:

Enfoque Reggio Emilia: Principios y bases para hacerlo nuestro.

Me gusta
Me gusta


 Productos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.