Recopilatorio de juegos y actividades de exterior 3

Hoy voy a hablaros de otras muchas actividades que estamos haciendo este verano, como ya os dije, intento que sean sencillas de preparar. Espero que os inspire para el resto del verano y para los días de buen tiempo del resto del año. Algunas son muy habituales y otras menos vistas, sin más dilación…¡Comenzamos!

Cortesía de Amanda Colom Calsina

 

  • Casitas, refugios y sitios secretos.
    Por supuesto se pueden hacer dentro de casa, pero el juego que nos dan fuera es mucho mayor. ¿Una casita con una caja de cartón? Ya os lo mostré el año pasado, aunque tengáis la tentación de hacerla supermona, creo que es mejor dejarla en bruto para que además decorarla sea otra actividad adicional que podamos ir haciendo poco a poco.
  • Una cuerda entre dos árboles y un techo improvisado con alguna tela bonita que tengamos en casa.

Y mirad que idea más chula para los que tengáis una piscina hinchable sin usar. Es genial para ver la lluvia de estrellas de estas noches veraniegas.

Lay Under the Stars in a Kiddie Pool

  • Huellas de animales (y nuestras). Mojamos los pies/patas de nuestros muñecos o de nosotros en una piscina hinchable o barreño, y luego vemos como se quedan marcadas y van desapareciendo mágicamente con el sol.
  • Lavar muñecos, animales y coches. Otra idea exprés socorrida. A los peques les encanta hacer que lavan a sus muñecos. Pero si los lavamos de verdad en un barreño o piscina y previamente les hemos ensuciado con muuucho barro, la diversión es mucho mayor, ¿verdad?

Y ahora, comenzamos con el arte.

  • Pintar con agua el suelo. La idea más simple para los más chiquitines. Idea que también os di el año pasado. La evolución para niños de entorno a dos años es con una botella con spray y pistolas de agua. Lo que nos lleva a la siguiente idea.
  • Pintar con pistolas de agua y/o botellas con spray.
    Es una actividad que mola mucho, pero también mancha mucho. La hicimos con acuarela diluida en agua, pero mi recomendación es hacerlo con colorante alimentario, ya que como pude comprobar la tentación de apuntar también dentro de la boca es grande. Me hubiera gustado hacerlo en superficie vertical pero hacía un viento increíble ese día para nuestro lienzo un poco endeble.
  • Pintar con globos de agua. Esta actividad la hicieron en la escuelita y me gustó mucho. Las posibilidades de que también usen los pies son elevadas, tenerlo en cuenta, jeje. Os dejo un vídeo de una página genial: Mamá ¡Puedo hacerlo!, donde os lo explica.

  • Arte con tizas en el suelo. Hemos pintado muchas veces en el suelo igual que hicimos el año pasado. Arte efímero, jeje. Otra actividad muy bonita es diluir la tiza de colores en el suelo mojado (también es algo que se puede hacer en los charcos tras días de lluvia, como aprendí de Core core al parque, una página de Facebook con unas ideas y una forma de decirlo preciosas, la sigo desde hace bastante tiempo aquí)

  • Pintar piñas, palos, piedras (o con piñas, palos, piedras…). Depende de la edad, pero os invito a que les dejéis pintar libremente, sin imposiciones, seguro que salen cosas preciosas. También hemos pegado plastilina tipo playdoh (de la que se seca al aire) en piñas, ya lo hicimos en año pasado y nos gustó. Os pongo también los móviles que hizo Julia y compartí hace muy poco con estos elementos.

    Un centro de mesa con nuestras creaciones.
  • Usar masas de modelar que manchen mucho. (y que nos daría mucha pereza usar dentro de casa) como la arcilla o el barro. Ha sido este verano cuando al señor J. le ha empezado a entusiasmar el tema de las masas de modelar, antes practicamente odiaba usar la plastilina y más si eran masas que manchaban. Pero este año ha sido un éxito.

    Hacer impresiones con conchas, caracolas y palos, y según el creador la segunda figura es un bosque.
  • Body painting casero. Genial también para exteriores (también tenéis la opción de hacerlo en la bañera con base de jabón líquido o champú). Os propongo dos maneras, la primera es usar crema hidratante con una pizca de maicena si queréis espesar más y colorante alimentario (muy poquito, muy a pesar del señor J. que hubiera echado el bote entero) La textura es fantástica, mejor si la crema es blanca para que los colores se vean bien. La verdad es que nos ha encantado, repetiremos en la bañera seguro.

    Colores con crema a la derecha y con leche a la izquierda
Aquí podéis ver la diferencia de texturas

La opción que os doy para más peques la saqué de un blog inglés pero tenéis que saber que queda mucho peor la textura, es más líquida, aunque al secarse queda bastante bien y se quita muy fácilmente de la piel. Las proporciones las he tenido que cambiar completamente. Una cucharada de leche por dos de maicena (hacerlo a vuestro gusto), y colorante alimentario al gusto. Como véis es completamente comestible para los pequeñajos.

  • Pintar y jugar con sombras. Seguro que esto lo habéis visto en Pinterest y en muchos sitios, con las sombras de los animales de juguetes por ejemplo. Yo os propongo pintar las sombras de las ramas de los árboles. Aunque podéis pintar lo que queráis, claro.
  • Para finalizar el arte no podemos olvidarnos de cosas muy sencillas, pintar en una bandeja con harina. Ideal para cuando estamos cocinando. Que sí, que esto también se puede hacer en casa, pero recoger harina por el suelo es un rollazo.
  • Toboganes y paredes de agua. Me hubiera gustado hacerle una pared de agua exterior, ya os mostré la de interior en esta entrada. Pero me ha podido la pereza.

Pero también podéis usar cualquier elemento que sirva como rampa o tobogán, o papel de plata en buenas cantidades (también podéis usarlo como un río). Un poco de agua y a lanzar cosas.

¿Y que mejor elemento para estos juegos que un barquito con tapones de corcho? tres tapones, dos gomas elásticas, un palillo, un poco de papel, tela o goma eva y ya está. Si no tenéis tapones probad con un poco de esponja o estropajo.

  • No nos podemos olvidar de los juegos de pesca caseros.

  • Jugar con hielo. Ya os puse las construcciones gigantes que hemos hecho. Pero si no queréis complicaros usad cubitos de hielo normales. También podéis meter en globlos con agua juguetes pequeños y congelarlos. También hemos probado como ponía en este blog  a congelar bolas de hidrogel muy poquito tiempo (una media hora), tened en cuenta que muchas se romperán, pero le dan un toque curioso para cuando ya hemos jugado mucho con ellas y están a punto de destruirse completamente.
  • Minimundos en el exterior. Os animo a que os volváis un poco locos con el juego simbólico aprovechando la naturaleza. Usad rincones de arena, barro, hierba de verdad y colocad ahí animales de juguetes. Usad vehículos de obra de juguete en zonas donde haya muchas piedras. La playa es un elemento con potencial casi infinito para jugar así. ¿Unas figuras de belén encontradas en la última limpieza de la casa en unos troncos? ¿Porqué no?
  • Comiditas con elementos de exterior. Sopas de piedra, de barro, de conchas, ensaladas… nosotros el año pasado lo llamamos jardín flotante pero puede ser lo que queráis.

Deliciosos frutos en plato de corteza (todo un descubrimiento en el jardín de una amiga, gracias Laura 😉
  • Arco iris con agua. Si tenéis a mano una manguera que se pueda poner en spray no dudéis en hacer un poco de magia creando un arcoiris en el sol (solo un poquito para no malgastar mucha agua).
  • Cohetes voladores con pajitas. La idea y los imprimibles están en este vídeo.

Aunque en el pueblo no tenemos impresora, así que los dibujé yo. Lo sé, son equiparables a lo que hubiera dibujado un niño de 6 años, pero las críticas desde el cariño ¿eh?.

  • Construcciones en el agua. Lo bueno que tienen los juguetes de plástico es que flotan. Hacer una torre con cubos apilables en el agua es toda una proeza de equilibrio. A mi peque le encanta meter las piezas de duplo y lego en el agua y construir dentro y fuera de ella.
  • Construcciones con palos y/o piedras. Estas tan bonitas las hizo nuestra colaborada Amanda. Me parecen muy inspiradoras.
  • No os olvideis de lo básico: Regar, bolos, encestar en una canasta, jugar mucho con el barro, el agua y la arena, pompas de jabón en el exterior, una cometa, escondite, una rayuela… un hoyo con agua y barro y unas piedras y de verdad, son los niños más felices del mundo.

 

 

 

Me gusta
Me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *