Cosas que no funcionaron en la crianza como me hubieran gustado (y otras que sí)

Una vez más, me voy a meter en camisas de once varas. Y tras dos añitos casi y medio de maternidad, voy a dar un repasito sobre todo a objetos (aunque también tocaré algunas ideas al hablar de ellos) que no me funcionaron como teóricamente hubiera creído que lo harían con el señor J. Centrándome en los primeros meses y en las grandes áreas de cuidado de esos pequeñines. ¿Y por qué hago esto? Porque si me está leyendo alguna futura mamá y/o papá o papás recientes primerizos, a mí me hubiera gustado leer algo así. Gurús hay muchos. Yo no soy uno de ellos. De hecho me equivoco, igual me equivoco tanto que dentro de unos meses tengo que reescribir algunas de estas líneas. De hecho, parece que voy de un lado a otro en esto de la crianza como un péndulo. Pero bueno, creo que en la base tengo las cosas claras. Igual me caen por todos lados al escribir este post, pero como siempre, con que pueda ayudar a una persona, suficiente. Los enlaces de Amazon, como otras veces, son afiliados, a ti te cuesta lo mismo comprar y a mí me llega una pequeña comisión.

¡Comenzamos!

Lo primero de todo, no  seas remilgad@ en que te presten o heredes cosas. Uno tiene la necesidad con el primero de comprar millones de cosas que usará poco o no usará, tenlo en cuenta. Todo lo que sea gratis siempre tienes tiempo para decir que no. Si tienes la suerte de que te lo presten claro. Y sino, tira de las mil opciones de compra de segunda mano (Wallapop, Vibbo, grupos de Facebook…), incluso de alquiler para el caso de las mochilas de porteo, luego te cuento. Yo era de lo compro todo nuevo que será mejor, y ahora mismo, hasta he cogido juguetes que estaban al lado de la basura como un correpasillos y unas piezas de Duplo.

Sueño: Colechar o no colechar, e ahí el dilema. No seré yo quien te resuelva la duda. Porque la duda te la resolvera tu pequeño. Podéis leer un poco sobre toda nuestra experiencia el primer año en Cuando el sueño te quita el sueño (nuestro destete nocturno). Respecto a lo que no me ha servido pues la verdad es que las minicunas y moisés, a no ser que te las regalen o presten me parecen un trasto que usaras muy poco tiempo, si te parece que es muy grande el espacio de la cuna, puedes comprar un reductor que es más barato. Cosa que también apañas con un par de cojines en forma de rulo que te servirán de cojín antivuelco (también sustituible por dos toallas enrolladas).

Reductor de cuna, fácilmente sustituible por cojines en forma de rulo o toallas enrolladas. Pero más barato que comprarte una minicuna.

Además, muchas veces puedes dormirle en el capazo de la sillita o en la mochila (aunque a mí esto no me sirvió), y más adelante, para las siestas puedes usar la hamaca (que sean de poco tiempo, no más de dos horas seguidas en hamacas y maxicosis porque no es bueno para su espalda ni su respiración). A nosotros, sí nos sirvió la hamaca (la Babybjorn, que yo compraría sin dudarlo de segunda mano) pero conozco peques que no les gusta. Así que es probar.

Resultado de imagen de babybjorn hamaca

Al principio probablemente duerma mucho tiempo contigo, anque seas anticolecho. Así que mi opinión es comprar una cama de dos metros de ancho por lo menos, jajaja. Pero si no lo ves, al menos asegúrate de que a la cuna le puedas quitar la barandilla o bajarla para ponerla a continuación de vuestra cama (hay muchas opciones desde DIY con las baratas del Ikea hasta cunas de colecho, como estas que he visto a buen precio en Amazon, cuando yo fui mamá no había esas opciones, te he puesto dos opciones grandecitas, las que te durarán más tiempo) .

WALDIN Cuna colecho, click en la imagen para ir a Amazon.

Yo compré una minicuna que se hacía cuna colecho, la Coccu Tyer, por si la queréis mirar, la compré a mitad de precio porque tenía una tara en la pintura. Y aún así no os la recomendaría. Realmente solo estaba pensada como minicuna de colecho, como cuna los barrotes eran fijos, como si a partir de los cuatro meses que por medidas es lo que dura la minicuna, ya tuvieran que estar solitos, hicimos un apaño, pero no la volvería a comprar. ¿Y de ropa de cama? Olvídate de lindeces,  protectores de colchón, un montón de bajeras, y algo tipo saco es lo más práctico. ¿Y ahora? Bueno, que sepas que tras un periodo largo de catarros, gastroenteritis y pesadillas varias el señor J, tiene colchón con somier a nivel de suelo en nuestra habitación. Y ahora es como dormimos mejor. ¿Mañana? No lo sé.

Alimentación: Bueno, la teta me funcionó jeje, aunque a pesar de lo que decía Carlos González en su libro “Un regalo para toda la vida” dar el pecho al principio puede ser un poco o un mucho de tortura, aunque el agarre y la postura sean buenos (me superinformé con libros y videos y me asesoraron dentro y fuera del hospital, consulta a asesora de lactancia incluída), en mi caso porque la succión provocaba moratones. En eso, y sobre lo que comenta en el libro sobre los cólicos, estoy completamente en desacuerdo. En un mes se pasaron las molestias, y luego ya fue la cosa rodada. Pero no te engañes pensando que seguro que será ilídico. Te voy a recomendar su libro, porque tiene mucha información valiosa. Pero no te lo creas a pies juntillas, hazme ese favor.

Click en la imagen para comprar en Amazon

Luego no había manera de que cogiera biberón así que… nos saltamos el biberón jeje. Pasamos a la cuchara y a vaso de aprendizaje directamente (modelo de Suavinex, un poco híbrido entre biberón y vaso). Pero me temo que es probar, aquí a cada niño le mola una tetina distinta.

Click en la imagen para ir a Amazon

BLW puro: No me funcionó hacerlo a nivel ortodoxo. Yo pensé que era la panacea de la introducción de alimentos sólidos. Realmente con el señor J la alimentación no ha sido difícil, ni con el pecho ni con la introducción de sólidos.  Pero nunca ha comido las cantidades ingentes que se supone que tienen que comer los bebés. Pero al final hicimos un método mixto. Muchas veces le daban de comer familiares y tampoco creo que haya que cambiar la visión de todo el mundo. Ellos están más cómodos dándole puré y hacen estar más cómodos al pequeño. Además los adultos también comemos purés. Opinión mía nada más. La introducción de sólidos fué fácil así, se adaptaba a todas las texturas. Ahora, está igual de selectivo y maniático que muchos niños de su edad. Y lo que un día le encanta al siguiente lo odia. No le molan las verduras, excepto el tomate. Y si pudiera se alimentaría de dulces todo el día. Así que me temo, que seguir este método no es un seguro de que vaya a comer mejor o peor que otros niños que comen puré. Te recomiendo a medias dos libros, digo a medias porque si no conoces nada del método BLW te ayudarán, también el segundo te ayudará a entender cómo funciona el hambre en los más pequeños y a desmitificar muchas cosas que creemos sobre su alimentación. Pero si como yo, te gusta empaparte de información por internet, no te va a descubrir nada nuevo.

Clickea en la imagen si quieres saber más del libro

Click en la imagen para comprar en Amazon

Un pequeño gadget barato. Lo usamos al principio de la introducción de sólidos, porque por mucho que leas, el atragantamiento te da miedo. Y con algunas frutas tipo mandarina o uvas nos daba cosita darle, así que se lo metes en esta especie de chupete con agujeros y él encantado. Y es más fácil de limpiar que las mallas.

¿Y las tronas? Otro trasto en el que puedes mirar otras opciones. Yo he usado una trona de viaje Inglesina que se agarra a la mesa, buena calidad, bien de precio, ocupa muy poco y el peque está en la mesa como nosotros y la he podido usar en los viajes. Cuando crezca ya le pasas a una silla un poco alta y punto. O le pones una mesita baja con sillita en una filosofía más Montessori. Si tienes espacio, piensa en las evolutivas. Le servirán para mucho tiempo.

Trona de mesa Inglesina, click en la imagen para comprar en Amazon
Roba Sit Up III, trona evolutiva. Click en la imagen para ir a Amazon.

Juguetes: No me sirvieron para nada (y apenas los ha usado) los doscientos peluches y sonajeros que me regalaron, excepto uno que era además mordedor, me imagino que más por el mordedor... tampoco los tipo Dou-Dou. Su objeto de apego después del año ha sido (creo que ya lo he dicho en otra ocasión) una almohada del ikea de cuna, de la que tengo mil fundas porque siempre acaba hecha un asco. Sí que hemos usado la típica mantita de actividades y la barra de gimnasio.  Aunque poco tiempo, hay millones de tutoriales para hacerlos fáciles y caseros. Y si empezáis a mirar la pedagogía Montessori veréis los móviles tan sencillos que se utilizan al principio para estimular al bebé.

Si tuviera que volver a empezar  me quedaría con muy poco para el principio. Las primeras semanas nada, contigo tiene suficiente. Luego móviles de cuna sí, alguna manta de actividades sin muchas florituras, un mordedor de material natural mejor (tenéis los típicos de madera y crochet, o la famosa sophie la jirafa que os pongo abajo), una pelota de fácil agarre os he puesto abajo dos ejemplos y aquí podéis ver una pelota Pikler y una pelota Montessori , y algo con sonido pero suave (un sonajero suave, una caja de música, el típico muñeco con una nana que se escucha al tirar de un cordel).  Pero hasta unos pompones con cascabeles que le puse encima del cambiador son suficientes si no queréis gastaros mucho. Tenéis algunos gimnasios y mantitas fantásticos en el Ikea.

LEKA Gimnasio para bebé

Pelota de fácil agarre
Sophie la jirafa

Ropa: No te vuelvas loca comprando monerías. En mi caso como era niño no le hincharon a tantas tonterías de ropa, pero algúna camisa, o polo para los recién nacidos se quedaron sin estrenar. Ni que decir tiene que los zapatos son absurdos, te diría que hasta los blandos. Los primeros meses tira de calcetines, y tampoco tanto porque es más fácil usar pantalones (polainas creo que se llaman) y pijamas con el pie cubierto. Tira a por los básicos de algodón orgánico como bodys cruzados,  dos piezas con pantalones elásticos con el pie cubierto y pijamas (hay tiendas maravillosas aunque un poco más caras. Si quieres algodón orgánico a buen precio te aconsejo HyM y CyA, a veces también sacan remesas en Lidl) Eso sí, te hincharás a usar baberos, o pañuelos de los que se ponen al cuello, casi es lo que puedes comprar más mono, aunque también les dura un suspiro. Lo que sí me resultó muy útil son los pañuelos tipo gasa. Para las regurgitaciones, para evitar que me manchara la ropa cuando le daba el pecho, para secarlos a ellos, como cambiador improvisado, para protegerlos del sol o viento. Un multiusos vamos.

Conjunto de punto de 5 piezas - Blanco/Nube - NIÑOS | H&M ES 1
Básicos de algodón orgánico de HyM
Pack de muselinas Aden+anais. Click en la imagen para ir a Amazon.

Higiene: Cosas como colonias es mejor que ni te las regalen para un recién nacido. Es mi opinión, pero huelen taaan bien y la colonia siempre va a ser un irritante. Cremas para el culete tampoco usamos mucho. Y el champú después de dos años también sigue usándose muy poco (nos ha salido calvete el niño). Te cuento, si no tiene enrojecimiento es mejor no ponerles nada en el culete, ni para prevenir ni nada (directrices de enfermera e información que recopilé). Si está rojito si le puedes echar un poquito. Y en esto sigo las directrices de su tita, muy bien informada de los entresijos de la cosmética. La mayoría de los productos de bebés , incluidos los de pieles atópicas de farmacia tienen componentes derivados del petróleo, o conservantes no muy recomendables por poner un ejemplo. No es mi intención en este post hablar mucho sobre la cosmética, pero os derivo a un enlace de cosmética ecológica para bebés de una página maravillosa. Pero aquí soy bastante tajante, solo uso para una piel tan delicada productos de cosmética ecológica. Al principio solo me quedaría con dos cosas, jabón Weleda y la crema de culete caléndula de la misma marca, aunque es ecológica es fácil de encontrar en hipermercados, herbolarios e incluso amazon y no es de las más caras. Tampoco hace falta usar crema hidratante, solo lógicamente si tiene enrojecimiento, descamación etc y de nuevo tiraría a por una ecológica. Usa lo menos posible toallitas, sé que es difícil. Úsalas fuera de casa y por ejemplo en casa agua y jabón y una esponja. Te aseguro que evitarás muchas irritaciones, y te ahorrarás un buen dinero en toallitas.

Respecto al baño. Al principio le puedes bañar en el lavabo, en el fregadero, en una bañera pequeña de las de Ikea, en cualquier sitio…

LÄTTSAM Bañera para bebé IKEA El protector antideslizante de la base evita que se mueva. Protector antideslizante en el fondo.
LÄTTSAM Bañera para bebé

Hazte con un reductor.

Pero el mueble con bañera es prescindible. Nosotros lo usamos. Pero es un mamotreto tan grande que a menos que tengas una casa enorme no te merece la pena. Hay otras opciones. El cambiador lo puedes poner encima de cualquier mueble o la cuna, puedes modificar algo que tengas en casa o comprar algo barato como algunas opciones que tiene el Ikea. Y muchas veces lo vas a cambiar en la cama o vete a saber donde. Asi que lo que vas a usar un montón, sobre todo al principio, son empapadores (para estos y otras miles de cosas).

Por último, no nos sirvió de nada, pero de nada la bañera Tummy tub. Menos mal que nos la prestaron. Es genial si lo que quieres es luchar porque se mantenga dentro mientras salta como una rana y para bañarles me resulta incomodísima. En fín, cada niño es diferente.

Resultado de imagen de tummy tub

Porteo: No, a mí no me sirvió, y en parte como persona informada me sentí fatal por ello. Los beneficios del  porteo ergonómco (importante que sea ergonómico) son numerosos. Pero a mí me dolía la espalda, con el fular, con la mochila ergonómica, con las bandoleras. ¿No encontré la más adecuada? ¿Mala posición? Es posible, pero ya no me iba a gastar más dinero en probar, que ya había gastado bastante (compré un fular Caboo, y una mochila Ergobaby). Además yo sudo muchísimo, para mí no era cómoda esa sensación. Y mi enano no paraba de removerse en las mochilas, echándose hacia atrás destrozándome la espalda. Y…. si le ponías en una mochila no ergonómica se reía, feliz. Pero claro, sabía que no eran buenas y mi espalda dolía también. Así que decidí no seguir. Así que el tema del porteo para mí ha sido un poco decepcionante. Ojalá pueda un día redimirme con el tema. Sin embargo, el carrito le hemos y seguimos dando un tute increíble.  Creo que el alquiler si se va extendiendo puede ser una excelente opción para probar las mochilas. Sino, segunda mano, sin duda (hay grupos en Facebook también).

Generalizaciones: Sí.  No me ha funcionado, seguir a rajatabla nada. Como verás en manifiéstate, siempre termino estando en un incómodo punto medio. Todos los métodos, todas las técnicas, todas las pedagogías de los que me he informado no creo que sean la solución única : ni el BLW para la alimentación complementaría, ni el colecho para dormir, ni el método Montessori o Waldorf u otra pedagogía alternativa para educar.  Así que al final picoteo, voy probando, voy fallando. Y creo que a cada familia le funciona una cosa, que según va creciendo el niño tienes que ir variando estrategias. No te fustigues por cambiar y por fallar. Será lo que te haga aprender. Otra cuestión, por mucho que algunos digan lo contrario, resulta que existen los niños que comen y duermen bien y son tranquilos y están quietos. Sus padres, en general, no les han adoctrinado, son así. Disfrútalo si es tu caso.

¿Y a ti? ¿Qué objetos, métodos, etc. Pensaste que te resultarían útiles y no te sirvieron o lo hicieron de una manera completamente distinta? Ánimate a comentar.

Y si crees que este post le puede resultar útil a alguna futura mamá, comparte.

Gracias.

Me gusta
Me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *