Una tarde entre loose parts

Esta es otra de mis entradas atípicas, de esas que no sabes muy bien como van a ser pero que te apetece compartir .

Apilando

Solo quería enseñaros un proceso de juego con dos «tinker trays» (o bandejas de creatividad si queréis llamarlas así). Una en casa para la mesa de luz, solo para J y otra con materiales principalmente naturales, para compartir con los amiguitos en una mesa del parque. Una provocación para jugar, sin saber que iban a crear, incluso si no iban a crear nada, era una posibilidad. También para que sirva como ejemplo de documentación.

Cocinando

Para que entendamos la importancia del proceso y no tanto el resultado. Porque bueno, bonito (precioso) queda porque las fotografías las ha hecho un gran amigo mío que ahora anda por Argentina, Dani keral, bloguero del mundo en un viaje creativo que me ha hecho un huequito para hacer justicia a esta «belleza». Pero es la maravillosa estética y belleza desde el punto de vista de unos niños, quizás no tanto un resultado bello en base a lo que percibe un adulto.

Construyendo casitas

Quiero que podáis ser observadores, que veáis como es todo un proceso de simplemente de colocar unos materiales sin un fin claro en unas bandejas y sorprendernos (es cierto que no coloqué el material de forma muy cuidada, quería la máxima improvisación posible y además con dos peques no me daba el tiempo para más. Sé que el como se colocan los materiales en Reggio es muy muy importante, pero lo decidí así). Al ser la primera vez que veían el material probablemente se dedicaron más a explorarlo, seguro que en sucesivas veces lo que hagan con el material será distinto.

Me ha resultado curioso que hace nada el blog de mama extraterrestre, publicó un post impresionante sobre piezas sueltas y naturaleza mientras yo redactaba este.  Mi post tiene otro enfoque, pero si queréis ver unas ideas y propuestas impresionantes con las loose parts no dejéis de visitarlo: https://www.mamaextraterrestre.com/2018/10/08/piezas-sueltas-y-naturaleza/

Sobre los materiales

Cuando hace unos meses la tienda online Babycaprichos se puso en contacto conmigo para cederme varios de estos materiales tenía algunas dudas, iba a a dar a luz y me daba un poco de miedo no sacarles provecho y después no poder mostraros la cantidad de ideas que me iban surgiendo. Han pasado los meses y menos mal que estaba equivocada (gracias por tu confianza). La verdad es que las hemos usado muchísimo e intento compartiros todo lo que puedo en Instagram principalmente, y más que las usaremos porque lo que más me apetece además es compartirlas en comunidad. Algunos los podéis recolectar vosotros y la gran mayoría de los de la tienda tiene un precio muy asequible. Los que más me gustan son los sacados de la naturaleza, algunos son muy sorprendentes como ahora veréis. De momento, hemos seleccionado algunos para el rincón de la naturaleza del colegio y según nos cuenta J a los compañeros les han encantado.

Para que os hagáis una idea los niños tienen entre 2 y 4 años. J acaba de cumplir los 4. Según la edad le darán un uso diferente, todo está bien.

Primera provocación

Comenzamos con lo más habitual, un niño y una Tinker tray con distintos elementos (algunos translúcidos otros no) y un tablero de luz.

Poco a poco la concentración y la magia.

Una máxima que me fue muy difícil de cumplir para realizar correctamente una provocación: evitar el ruido en los materiales. Al fin y al cabo es su habitación, su territorio. J siempre acaba metiendo sus «otros materiales favoritos» (como este personaje de Minecraft de Lego)Le damos de comer una hermoso esqueleto de hoja traslúcida al dinosaurio:¿Esto está mal? Para mí no, quizás en un aula lo vería de otra forma, pero si de verdad es juego libre, es juego libre, y J adora los dinosaurios, los Legos y los Superwings como muchos niños, mi elección no es vetárselos (tanto que al final jugamos a que son los pistachos del fotógrafo (¡Ey! creo que se los ha comido).Tras una «dura» sesión de juego, la habitación termina en el caos habitual que sucede tras la magia.

Algunos de los materiales que habéis visto en las fotografías de la tienda Babycaprichos: Esqueletos de hojas de colores, cáscara de frutos de bael, flor de loto decorativa, peones translúcidos, piedras de cristal, flores secas y construcciones magnéticas (es último con enlace afiliados a Amazon al clickear aquí).

Segunda provocación

Otro escenario distinto, un parque. ¿Qué es lo habitual aquí? Palas, cubos, coches… es cierto que estos niños están acostumbrados a mis rarezas y a las de otros padres trayendo otro tipo de elementos.

Colocamos una bandeja llena de elementos naturales en una mesa y vemos que pasa. Hay bastantes niños que se van acercando, algunos apenas miran con curiosidad algunos elementos y se marchan, otros sin embargo comienzan a construir con enorme concentración.

Surge simplemente apilarlos.

O larguísimas filas.

Algunos se interesan por la lámina de espejo que hay en una de las cajas, se miran y miran los elementos sobre ella.

Pero sin duda en lo que más rato están, sobre todo dos de ellos, es construyendo «casitas».

Algunas conversaciones no tenían desperdicio:

– ¿Te gusta mi casita?

– La mía es mejor.

– ¿Por qué?

– Porque es a lo largo.

– Pues la mía es alta.

(Fijaros que manera más casual y bonita de trabajar conceptos como longitud y altura).Algunos de los materiales que habéis visto en estas fotografías: Piñas, calabazas, frutas deshidratadas, tapones de corcho, carretes de hilo, fruto de flor de loto seco, rodajas de madera, hojas artificiales, cáscaras, vainas, muñecos tipo pegdolls, setas de madera, raíces de col repollo, espirales de caña, bellotas, nuez deshidratada y concha de capiz. La tabla verde es una base de abedul para minimundos de la tienda.

Os dejo este poema improvisado como cierre:

Yo juego.

Juego y construyo mi mundo,

juego y me construyo

(también me instruyo).

Palos como espadas, como cabañas,

como filas, como árbol.

Piedras como montañas,

como lagos y peces,

cristales de agua.

Orden en el caos, secuencia, clasificación.

Nuevas ideas, mimo y concentracion.

Fluir en la cooperación (y en los conflictos)

y entre generaciones.

¿Y después?

La magia del juego:

Siempre puedo destruir y empezar de nuevo.

¿Queréis ver una lista de piezas sueltas imprimibles? clickea en la imagen:

No os preocupéis si no tenéis Instagram, en el próximo post voy a recopilar muchas propuestas y provocaciones que he ido compartiendo y algunas nuevas. Para que tengáis decenas de ideas que hacer con las piezas sueltas.

¿Os ha gustado? Os agradezco que compartáis para llegar a más gente?
Me gusta
Me gusta


 Productos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.