Cimientos, simientes.

Quédate con la gloria,

yo sigo en lo invisible.

Todo lo que mágicamente se hace solo,

en lo invisible.

Todo lo que te sustenta,

todo lo que te acoge

pero no tiene valor material.

Puedes marcharte a triunfar,

nos mintieron,

hay que elegir.

Puedes,

gracias a lo invisible y no valorado.

Cuando me pregunten que he hecho estos años,

pues no he logrado productos:

solo procesos de amor,

solo sosteneros y acogeros y protegeros

y criaros y preocuparme y pensar y organizar

y preocuparme y cansarme mucho

y sentirme diluir

y reír y llorar

y daros alas.

Nada,

cosas que no hacen falta porque no se ven.

Nos hemos sostenido mutuamente al fin y al cabo,

y hemos crecido como resultado.

Quizás seáis el mejor producto

al fin y al cabo.

Mis niños que podrán seguirme detrás primero y luego delante.

Y yo que fui niña, mujer invisible y después de nuevo niña.

 

Me gusta
Me gusta


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.