Irás al norte…

Irás al norte,

donde la paz te dé consuelo,

donde el gris melancólico compone

túneles al sol,

y vientos que azotan

el amor y los recuerdos.

Irás al sur,

donde lamas la sal de las orillas,

donde hagas siesta al mediodía,

protegido de la luz

en umbría fresca,

y del calor que arrebole

tus mejillas.

 

Irás al este,

donde se teje el renacer,

donde buscar eróticos placeres,

hipnóticos colores, exóticas especias,

mujeres de faz desconocida,

sombras chinescas de burdeles.

 

Camino del oeste,

te incendiarán del cielo

voluptuosos rojos,

se diluyen acuosos azules

hacia el oscuro tiempo

del retiro y la noche.

 

Podrás ir tan lejos…

donde no hierva el suelo

los pies y las entrañas,

por este extraño derroche

de pantomima y peleas

hasta el hastío declamadas,

hacia los escarpados altares

de verdaderas palabras

que no nos dijimos.

 

Creerás en amenaza o profecía

y tan sólo es objetivo como un hecho,

podrás huir, negarme, esconderte,

flagelar la memoria,

inventando historias para ocultar

la raíz de lo que sientes,

que nunca serás libre en soledad,

que quieres abrazarme,

sien contra sien.

 

Marcharás para saber

que regresarás siempre.

2014.

Me gusta
Me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *