La redondez es bella

Hoy, como algunas noches, miras la luna llena,
la buscas incluso ansioso entre los edificios,
porque buscas algo intenso como tú.
Una luz entre lo oscuro.

Hoy, como algunas noches,
miras mi vientre vacío y blando,
que nunca será tan plano como antes,
lo tocas y te ríes
con tu sonrisa pilla creciente.
Alegra saber que esta redondez gusta a alguien.

Hoy, como algunas noches,
soportáis el peso del mar en vuestros cuerpos,
estáis redondas y radiantes,
barcos blancos brillantes
que mecen sirenas.

Mañana, como algunas noches,
abriréis el mar
y lloraréis a mares,
y daréis luz de nácar a esta tierra,
y besaréis caras de luna entre jadeos.

Y nunca volverán a ser tan planos vuestros cuerpos.

Y nunca miraréis igual la luna.

Me gusta
Me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *