Pequeño homenaje a las brujas

Brujas, arpías, pérfidas, malvadas,

de enorme nariz y asquerosas verrugas.

Que voláis oscuras en escobas,

que camináis como espectros de malévola risa,

lanzando maleficios por doquier en las alcobas.

 

Viejas, engañosas, nigromantes, víboras, seductoras.

Que bailáis desnudas en aquelarres

y ahora que lo pienso me fascina.

Que subyugáis con el diablo  o hacéis dudar de lo impuesto,

que robáis a nuestros hijos o los ayudáis a nacer,

que matáis o sanáis,

que amarráis el amor o escucháis las desdichas,

que escondéis oscuros secretos en soledad o vivís independientes,

que creáis venenos o conocéis la naturaleza.

 

O es que, ¿fuimos ignorantes?,

¿fueron borrando ellos la huella de la magia?,

de lo que por distinto se creyó y se cree malo.

Otra vez tergiversados y engañados.

Otra vez ahorcado y quemado.

La seducción por el asco,

la feminidad por el patriarcado,

la sabiduría por el silencio.

¿Seguimos siendo ignorantes?

 

Brujas, mi homenaje.

Brujas, hechiceras, encantadoras, magas,

guerreras, sanadoras, valientes,

sabias, distintas, poderosas, mujeres.

Me gusta
Me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *