Pequeños vicios confesables

Meter la mano
en un bote lleno de arroz
o de legumbres.

Abrir el armario
y descubrir caracoles
de toalla.

Mmm, lo escatológico no es confesable.

Escribir,
que me miren mientras escribo
en lugares públicos
con curiosidad e incomprensión,
como si estuviera loca.

304H

Darle a tontas y a locas
a blancas y a negras.

piano-1106497_1280

Dos sílabas  pronunciadas
con vehemencia:
Mamamamama…

260H

Comer cosas crudas:
Peces, imágenes.

Diría un buen libro,
pero ahora es alguna
revista desinformativa
o algún reality
aun más desinformativo
y desternillante.

El volante entre las manos
sin horarios de llegada.

Su silencio de noche
y su risa de día,
y su dedo insistente en mi pierna para que acuda.

DSC_0177

Algún tópico,
como andar descalza en la hierba.

hierba

Los abrazos consentidos

y sin sentido.

Darte la mano
bajo la manta,
y sentir los años
y el calor,
el amor, las arrugas
y los callos.

Dormir la siesta.

Escribir con vehemencia.

Tú.

index-315754_1280

 

Me gusta
Me gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *