Refugiados del olvido

Por fin primer poema, sobre un tema de (cada vez menos) rabiosa actualidad.

No recordaré sus nombres,
quizás por un tiempo el de sus pueblos,
por la repetición constante de los medios,
aunque tuve que consultar un mapa,
y otros pueblos de cercanas, o lejanas fronteras
seguirán olvidados.

No podré recordar sus rostros
si me los cruzara en la calle,
aunque algunos no podré,
pues ya están muertos.
No podré recordar el tiempo,
ni el momento exacto en que surgieron,
ni el momento exacto en el que se desvanecerán,
sólo un presente diluido en escenas reiteradas de horror
(que desgraciadamente ya no les pertenece,
les fueron arrebatadas para nuestra información).
Sólo recordaré ese horror, esas manos pidiendo auxilio,
asilo, gestos de agotamiento que agotan las últimas balas,
esas balas de nuestros bandos.
Esa muerte, esas vidas recién estrenadas cercanas a esa muerte,
esas cercas, menos ingeniosas que su supervivencia.
Ese absurdo, creo que siempre puedo recordar,
esta y tantas veces ese absurdo.
30/09/2015

Me gusta
Me gusta

One thought on “Refugiados del olvido”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *