Historias de amor y brutalidad (la cara b de la maternidad)

Hoy os voy a hablar de historias de la cara b de la maternidad. Tenía una necesidad increíble de expresar algo así, sobre todo desde que MR me contó lo que me contó y desde que una persona cercana ha tenido que pasar por una situación de parto y posparto terribles que (teniendo en cuenta que no soy médico y no voy a entrar ahí) al menos, humanamente se podía haber hecho con mucho más apoyo. Así que pido desde ya: formación a nivel emocional para matronas y médicos. Porque determinados profesionales se quejan del intrusismo de las doulas por ejemplo, cuando son de las pocas profesionales con tiempo y capacidad para realizar un acompañamiento emocional en estas situaciones, y tambien porque la figura del psicólogo ni se considera necesaria muchas veces (porque entre otras cosas, se sigue estigmatizando a quienes acudimos a ellos).

Y ahora me meto en harina.

Hay cosas que afortunadamente parecen cosas del pasado, pero que me temo que de una forma u otra siguen presentes.

Siguen presentes desde el momento en el que estás embarazada (incluso antes si pasas por una fiv u otro tratamiento de fertilidad) y te conviertes en un mero contenedor de tu futuro hijo, te cosifican y medicalizan y no tienes herramientas emocionales para la vorágine que se te viene encima. Sí, es por el bien del niño que crece dentro de ti, y por ese amor tan puro e incomparable aguantarás todas las brutales embestidas que el destino a veces te va poniendo en el camino. Continúa leyendo Historias de amor y brutalidad (la cara b de la maternidad)

No hay sitio bonito para que se marche otro hijo

Aunque este no está mal.

Tenía muy bien planificado de que escribiría antes de Navidad: Juegos en inglés, juegos de mesa y juguetes y mesa de luz, todo perfecto y festivo, muchas cosas preparadas en los borradores. Gente maravillosa colaborando.

Tenía pensado después de Navidades hablar de abortos pasados, de la mejor manera en la que pude afrontarlo, hablar del actual embarazo de David, de como llegaría en mayo después de todo lo pasado. De la esperanza.

Continúa leyendo No hay sitio bonito para que se marche otro hijo