Ideas y juegos para la llegada de un hermano

La llegada de un hermano supone todo un antes y un después para toda la familia. Me temo que no hay formulas mágicas y es perfectamente normal que necesiten un tiempo para adaptarse y pasar por el duelo de dejar de ser hijos únicos.  Pero os cuento un poco lo que hemos hecho nosotros. Lo primero de todo es hablarles de todo el proceso (según su nivel), en nuestro caso costó, tras varias pérdidas gestacionales no me apetecía contarlo. Menos mal que mi peque es bastante discreto con estas cosas.

No pudimos llevarlo a ninguna ecografía, pero si no os ponen mala cara donde hagáis el seguimiento creo que puede ser una experiencia muy interesante para ellos.

No quiero extenderme en más consejos a nivel emocional y conducta, me temo que por mucho que anticipemos, impliquemos y seamos respetuosos cada peque lo llevará de una manera (y nosotros también).

De momento J lo lleva muy bien, le encanta estar con su hermano (todo lo que interacciona un bebé de un mes, que no es mucho XD) y aunque nos pide tiempo en exclusiva con papá y mamá, es bastante razonable.

Pero ahí van unas  cuantas ideas divertidas y simples para hacer durante el embarazo con ellos. Sigue leyendo Ideas y juegos para la llegada de un hermano

La noche que aullé como una loba (mi parto de R y mis emociones)

Esta va a ser una entrada difícil de escribir. Difícil porque hablo del parto, para mí uno de los más potentes que probablemente una una mujer vivirá. Difícil porque este parto (aunque muy bueno) me ha generado sentimientos que supe en el momento me iban a resultar difíciles de asimilar. Estaba incómoda con este parto y me costaba entender el porqué ¡Maldita verguenza y sensación de culpa! Esta programación que tenemos desde niñas, esa sensación de que todo lo tenemos que tener bajo control… Sigue leyendo La noche que aullé como una loba (mi parto de R y mis emociones)

¿Por qué no te cuento que estoy embarazada? (Sobre duelo, ilusión, miedo, dudas y esperanza)

Cuando hace seis meses me enteré que estaba embarazada de nuevo, el maremágnum de emociones fue brutal. He tenido que llevar este camino sabiendo que el miedo y la ansiedad iban a ser mis compañeras a la par que la ilusión. Día a día, sin más, sin saber si todo va a salir bien, solo sabiendo que un día más iba adelante. Sabiendo que probablemente, por lo mal que lo he pasado, es mi último intento (que me ha costado intentar, no os creais). Sigue leyendo ¿Por qué no te cuento que estoy embarazada? (Sobre duelo, ilusión, miedo, dudas y esperanza)

Historias de amor y brutalidad (la cara b de la maternidad)

Hoy os voy a hablar de historias de la cara b de la maternidad. Tenía una necesidad increíble de expresar algo así, sobre todo desde que MR me contó lo que me contó y desde que una persona cercana ha tenido que pasar por una situación de parto y posparto terribles que (teniendo en cuenta que no soy médico y no voy a entrar ahí) al menos, humanamente se podía haber hecho con mucho más apoyo. Así que pido desde ya: formación a nivel emocional para matronas y médicos. Porque determinados profesionales se quejan del intrusismo de las doulas por ejemplo, cuando son de las pocas profesionales con tiempo y capacidad para realizar un acompañamiento emocional en estas situaciones, y tambien porque la figura del psicólogo ni se considera necesaria muchas veces (porque entre otras cosas, se sigue estigmatizando a quienes acudimos a ellos).

Y ahora me meto en harina.

Hay cosas que afortunadamente parecen cosas del pasado, pero que me temo que de una forma u otra siguen presentes.

Siguen presentes desde el momento en el que estás embarazada (incluso antes si pasas por una fiv u otro tratamiento de fertilidad) y te conviertes en un mero contenedor de tu futuro hijo, te cosifican y medicalizan y no tienes herramientas emocionales para la vorágine que se te viene encima. Sí, es por el bien del niño que crece dentro de ti, y por ese amor tan puro e incomparable aguantarás todas las brutales embestidas que el destino a veces te va poniendo en el camino. Sigue leyendo Historias de amor y brutalidad (la cara b de la maternidad)

No hay sitio bonito para que se marche otro hijo

Aunque este no está mal.

Tenía muy bien planificado de que escribiría antes de Navidad: Juegos en inglés, juegos de mesa y juguetes y mesa de luz, todo perfecto y festivo, muchas cosas preparadas en los borradores. Gente maravillosa colaborando.

Tenía pensado después de Navidades hablar de abortos pasados, de la mejor manera en la que pude afrontarlo, hablar del actual embarazo de David, de como llegaría en mayo después de todo lo pasado. De la esperanza.

Sigue leyendo No hay sitio bonito para que se marche otro hijo