Gracias Caimán

Hace poco menos de un mes nos despedimos de Caimán, la escuelita (es pequeña y familiar, así que es escuelita) a la que ha asistido el señor J este año junto a un puñado de pequeños privilegiados y dos profesoras (aunque yo llamaría acompañantes) maravillosas.

Aún recuerdo lo que nos costó encontrar el sitio que nos cuadrara dentro de lo que buscábamos, para llevar este año al señor J (casi igual o más de lo que nos ha costado el colegio, aunque en este último caso hemos acabado en un sitio que era ya nuestra tercera opción, así que el curso escolar vamos a empezarlo un poco para probar, y si no el siguiente año ya veremos) . Continúa leyendo Gracias Caimán