Volveré a escribiros cuando ya no estemos muertos

Volveré a escribiros cuando ya no estemos muertos,
porque hoy he decidido que somos absurdos.

Ciega tras los cristales,
dieciséis veces perdida entre cuatro paredes,
sobre cuatro ruedas.
Exponencialmente perdida y desorientada
en manzanas cuadradas.
Tremendamente pesada sobre una nube de estímulos. Sigue leyendo Volveré a escribiros cuando ya no estemos muertos